¿Qué tipo de mamá eres? 

Todas somos diferentes y creo que eso es lo que nos hace únicas. El otro día conversaba con mis amigas de “las mamás”. Nos matamos de risa un buen rato hablando de “que tipo de mamá” éramos y cual definitivamente no seriamos jamás.  Me pareció tan gracioso que amerita ponerlo por escrito o sea que aquí va ¿qué tipo de mamá eres? 

La mamá hipocondriaca: ¿está bien?, ¿tendrá hambre?, ¿respira?, creo que ha dormido demasiado ¿es normal?  y un sin fin de preguntas que la escucharas decir a diario. Ella lleva incorporado un Wikipedia de síntomas y  un diccionario de enfermedades. Diagnostica a cualquiera con tan solo escuchar un estornudo y su mejor amigo es su botiquín. Visita con frecuencia la emergencia “por si acaso” y para asegurarse de tener el punto de vista de un especialista. Tiene a su pediatra entre sus #top10 de whatsapp y posiblemente le habla más que a su marido. #beenthere

La mamá relajada: Ella solo fluye.  No dramatiza mucho ni se altera, por lo menos no tan seguido. Es despreocupada y tiene recontra claro que los niños son niños. No se indigna ante la suciedad o si su hijo se comió la goma #FRESH ¡Ojo! No significa que no sea responsable, lo es cuando tiene que serlo pero si la situación no amerita ella simplemente #relajaelchoro y fluye.

La mamá competidora: ¡Todas conocemos una! Ella todo lo ve competencia. Sus hijos hablaron primero, caminaron primero, comen todas sus verduras y hablan 25 idiomas. #Einsteinestasennada Le encanta compartir sus logros con los demás y es la mamá más orgullosa del mundo. La hincha #1 de cada uno de sus bebés. Puede llegar a ser un poco intensa pero igual la queremos, anima mucho nuestras conversaciones (o discusiones).

La mamá perfecta:  NO EXISTE. Es una criatura mitológica que solo podemos ver en películas o libros. No hay evidencia alguna de que exista o haya existido.

La mamá ejecutiva: Ella sale a trabajar pero no crean que esto la hace menos mamá que el resto ¡al contrario! La mamá ejecutiva monitorea el cuidado de sus hijos, se ocupa de que cumplan con sus actividades y trabaja ¡todo al mismo tiempo! #misrespetos Se despierta en la mañana para poder tener algunos minutos con los chicos y quizás no siempre llegue para el beso de buenas noches pero esta mamá trabaja por y para sus hijos. Ya el fin de semana aprovecha y se los apachurra el doble. 

La mamá chapada a la antigua: La que abraza su fiel chancleta ¡ y no se hagan las que no saben de que estoy hablando! A la primera malcriadez ¡ZAZ! manda la chancleta voladora. Ni James Bond tiene su punteria. Esta mamá está pendiente de que la casa este linda, la comida esté lista, la ropa bien planchadita y que todo marche derechito.  Su frase favorita y explicación para todo es “porque soy tu madre y punto” con ella no entres en vainas porque ya sabes, te manda la chancleta.

La YOUNG-MOM: Ella tienen 25 años o menos pero no solo la edad la hace ser #youngmom es la actitud. Es recontra activa, fresca como lechuga y no se hace muchas paltas. No hace mucho fue niña entonces todavía está en la onda y probablemente aún le gusten los dibujos (aunque no lo admitan con facilidad) Suele ser un poco intensa en sus redes sociales (pura foto de sus hijos) y se lleva el premio a la #mamárazzi del año. 

La mamá de 2 (o más): Su vida es un dulce caos. Esta acostumbrada a vivir entre risas y peleas a diario.  Tiene el doble de trabajo, el doble de estrés y seguramente el doble de cansancio pero lo compensa con el doble de abrazos y el doble de besos #lojusto Esta mamá tiene un corazón enorme, muere por todos sus bebes por igual y no cambiaria nada. Ella ama ser mamá de 2 (o más).

La mamá fashion: ¡Esa maldita! La regia que 3 semanas después de dar a luz ya era casi un ángel de Victoria Secret. Ella encontró la formula mágica para atender a sus hijos y verse genial ¡todo el tiempo! A parte no solo ella es fabulosa sus hijos tienen un closet que parece sacado de Vogue y los viste increíble.  El pelo siempre perfecto, las uñas pintadas, maquillada y a la moda. Provoca matarla, pero aceptémoslo, es la envidia que nos corroe.  #puntosparatimamáfashion

La mamá candy: All you need is love. Colecho lover, lactancia lover, porteo lover, ella simplemente es LOVER a morir. Los ositos cariñositos son chancay de a veinte a su lado. Nunca la veras molesta o gritando ella prefiere conversar en voz baja, tranquila y repitiendo la palabra “amor” 25 veces en una oración. 

La SUPER mamá: Ella lo puede todo. La casa, los chicos, las tareas, la comida, las actividades, es #multitasking a morir. A veces en su afán de ser súper heroína es un poco sobre protectora y siempre quiere tener el control de la situación.  ¡Tranquila súper mamá! #wegotyourback

La mamá deportista: Casi  que fue trotando a dar a luz. Ni el conejito de Duracel le gana. Vive en buso y busca cualquier espacio libre para hacer deporte.  Tiene todos los artefactos necesarios para adaptar a sus bebes a su vida deportiva, coche, mats ¡todo! Probablemente sus hijos serán deportistas (obvio si mas o menos corrieron desde la panza) y trata de practicar deporte en familia. Todas la envidiamos un poquito porque nos encantaría tener aunque sea una pisca de ese amor por el deporte. #Yougogirl #contagiamepues

La mamá viajera: ¿Alguien dijo aventura? La mamá viajera la tuvo clara desde el comienzo, probáblemente pasó su embarazo viendo Dora la exploradora y sus niños nacieron gritando SOY EL MAPA. Tiene los mejores tips y cuando escuchas sus historias te queda boquiabierta. Si piensas que volar con tus hijos por un par de horas es una locura espera que ella te cuente sobre aquel viaje familiar de 20 horas en auto. #Nolahagoweona Sabe cuales son los mejores destinos para ir en familia y es mil veces más útil conversar con ella que con una agencia de viajes #selassabetodas

La mamá bloguera: Ella es la más linda, buena, noble y graciosa del mundo #meestoytirandoflores  Se preocupa por compartir sus experiencias con la finalidad de ayudar o acompañar a quien la este leyendo del otro lado de la pantalla. Ya sea informando, contando experiencias o buscando sacar una sonrisa parte de ella siempre piensa en los demás. ¡Es un amor! #Weloveyoumamábloguera

Sí, hay muchos tipos de mamás. Quizás no solo eres un tipo de mamá eres muchos que al ser combinados hacen de ti una #fantasticmom. #mecreoconmiinglich No todas somos iguales pero todas estamos haciendo un excelente trabajo a nuestra forma. Si nadie te lo ha dicho ¡eres una mamá increíble! #mepongofeelingweona

No tengo niñera y tampoco quiero tener una

El día de hoy es como un #MUSTHAVE tener a la nana ideal. Es algo así como si tienes un hijo debe tener cuna, pañales, leche, ropa y nana. De hecho, no se rían, cuando recién salí embarazada uno de los primeros comentarios que recibí fue “y ya estarás buscando la nana ¿no?”. No me mal interpreten que lo que menos quiero hacer es juzgar, como dirían en gringolandia ¡It’s a free country! (es un país libre) por ende si tu, amiga del otro lado de la pantalla optaste por tener 1, 2 o 25 nanas  ¡eso esta genial! pero en los siguientes párrafos les contaré como así una chibola de apenas 21 añitos decidió que no quería tener una nana (y aún sigo firme en mi decisión)  

Cuando supe que la #babyMia estaba #ontheway (si, lo sé, soy una alienada que habla en spanglish A MUCHA HONRA) uno de los primeros temas que tocamos fue el de la nana. De hecho fue algo más global como ¿Y ahora qué? pero dentro de eso venia todo el tema de como iba a funcionar la mecánica cuando dejáramos de ser 2 y nos convirtiéramos en 2 y medio (acéptenlo recién nacidos son tan enanos que no cuentan como 1 completo) Ambos llegamos al acuerdo que Mia no tendría niñera a no ser que se presente una situación que lo amerite, en el buen castellano, que ambos tengamos que trabajar y pues la vecina no se la va a quedar ¿o si? 
(vecina si estas leyendo esto veo que te despiertas a las 5am ¡hazte una! o apaga la licuadora que me despiertas) 

El comentarios sorprendió y aún sorprende a varios porque me imagino que lo primero que pensó el pueblo peruano cuando yo a mis 21 primaveras salí embarazada fue “seguro se lo dará a la niñera” ¡Pero no pueblo de poca fe! acá vamos, casi 3 años de maternidad/paternidad sin nana y estamos vivos. Muertos de sueño, algo golpeados, con algunas canitas extras pero vivos. La cosa es la siguiente y fue la base de mi decisión ¿no se trata de eso la maternidad? 
Yo decidí no tener nana porque quería vivir minuto a minuto la vida de mi hija y aprovechar lo muy afortunada que soy de poder hacerlo. Quería tener la mala noche (aunque te fuiste en floro Mia no era para tanto) quería hacerle la lonchera, quería los cambios de pañal, quería jugar a las Barbies, quería quejarme de lo muy cansada que estoy pero sobre todo quería que fuéramos ella y nosotros. No, ella, nosotros y la nana. Quería que el vínculo más fuerte sea solo para nosotros y no quería compartirla con nadie. #Mepongofeelingweona #IntensidadnivelNovelaMexicana
Yo se que ahorita deben estar pensando ¡QUE INTENSA LA CHIBOLA! pero no, nada de intensa, soy realista. Estoy 100% segura que si yo hubiese accedido a tener una niñera (aún no necesitándola de verdad) hubiese sucumbido a lo fácil. Quizás me hubiese acostumbrado a decirle “juega con la nana” para yo dormir una siesta o quizás seria la nana la que acompañaría a Mia a los cumpleaños. Quizás la nana tendría la misma cantidad de fotos de Mia que yo en su celular y estoy segurísima que más de una vez la nana se hubiese ocupado de cosas rutinarias como darle de comer, hacer la lonchera o cambiarle el pañal. Es natural, es como tener un Snicker en la mesa de noche y no comerlo. Si tienes la ayuda contigo la usas y el ser humano tiende a acostumbrase a “lo fácil”. 
Yo preferí y aún prefiero (aunque me queje de vez en cuando) tener todos estos momentos con Mia. Preferí llevarme el “paquete completo” de maternidad y de hecho creo que todas esas experiencias chiquititas del día a día, que probablemente en 20 años no recuerde han hecho que Mia sea la niña que es ahora. Una niña independiente, segura, algo engreída debo aceptar pero sobre todo muy feliz. 
Mi segundo motivo para no tener niñera fue que yo no quería y no quiero ver a mi hija sufrir por alguien. Por lo menos no hasta que tenga 15 y el enamoradito le termine o algo así.  Aunque ese enamoradito va a tener que pensarlo 2 veces antes de romperle el corazón a Mia porque Ale dice que la “artillería pesada” ya esta en camino. Pensando en el hipotético caso de que yo hubiese accedido a tener una niñera y a compartir el cariño de mi baby Mia con ella, le hubiese dado la opción de romperle el corazón a mi pequeña de tan solo 2 añitos. ¿Como es eso Sandra? Simple, los niños se encariñan y acá Mia es como el osito cariñosito del corazón en la panza.  Si la niñera hubiese formado parte de nuestro hermoso vínculo de 3 y por motivos de la vida (porque por más que sean como familia no lo son) hubiese tenido que irse para una bebé/niña el proceso no es tan fácil como para un adulto. El hecho de que alguien de la “familia” se vaya afecta y bastante. No quería que Mia pase por algo así y que siendo tan chiquita no logre entenderlo. 
Mi último motivo fue que me cuesta aún creer que podría confiarle a alguien que no conozco a mi hija. Si, lo sé, mi comentario es de la era de Cristobal Colón pero sigo firme a el. Es algo que no entiendo y nunca voy a entender. No dudo que hayan muchas chicas buenísimas, con la paciencia del mundo y bendecidas con un amor de madre interminable pero yo lo veo así: Si yo que soy su madre a veces la quiero matar  ¿por qué alguien que no tiene nada que ver con ella no querría lo mismo?  (Acéptalo, todos los queremos matar de vez en cuando) A parte el hecho de que sea chiquita y no pueda comunicarme bien que esta pasado (en caso algo malo este pasando) me aterra más que cualquier película de Stanley Kubrick.

Tener o no una nana no te hace más o menos mamá que los demás. De hecho es una decisión personal y nadie puede decirte que es lo mejor para ti. Lo único que si puedo decir es que muchas veces son los demás los que nos atormentan de ideas y nos hacen creer que necesitamos cosas que la verdad no necesitamos (Como la señorita de Quality Products que me hizo creer que necesitaba una maquina para trenzas que jamás usé) La maternity no es fácil pero tampoco es tan terrible como te la pintan a veces (amiga, las mujeres somos exageradas de nacimiento no todo lo que escuches es verdad) ¡Yo no tengo nana y vivo para contarlo!

Pd. Un agradecimiento especial para mis wachimanes por excelencia Ale #papádeMia, la tía madrina Babi (mi hermana) y la Cocó Analía (mi mamá)

¿Puede un niño tomar bebidas deportivas?

Antes pensaba que darle a la #babyMia una bebida deportiva esas super colorinches que hay en todas las tiendas era “mejor” que darle un juguito de caja o algo así. De hecho algún vez mencioné por acá que cuando Mia estuvo deshidratada usé una de estas famosas bebidas para “reponer su hidratación”. Gracias a mis amigos de Progress Gold ya no lo haré más (lo juro solemnemente) 

Los niños de hoy son recontra activos, se llevan el mundo por delante. De hecho el #huracánMia es una de esas niñas que si la pusiera a correr en línea recta llegaría a Cañete en 1 solo día pero ¿su actividad física justifica el tomar una de estas bebidas rehidratantes? Pues la respuesta correcta es ¡CLARO QUE NO! Estos brebajes coloridos que a todos nos gustan (no mientas que a ti también te gustan) no tienen ningún beneficio en lo absoluto para tu niño y por el contrario tiene muchísimos “contras”. Si le damos la vuelta y leemos los ingredientes que tienen podemos encontrar una cantidad de azúcar, carbohidratos, sodio , cafeína y calorías brutal. Que de hecho si un adulto hace actividad física intensa no es perjudicial pero para un cuerpito chiquito que claramente no hace la actividad necesaria para recibir esta bomba si lo es.  Dentro de los “contras” de que nuestros minis consuman este tipo de bebidas podemos encontrar:

-Obesidad

-Trastorno del sueño

-Ansiedad 

-Problemas dentales

-En caso de tener diarrea el consumo de estas bebidas podría empeorar la situación en vez de aliviarla

 Los niños sobre todo los más chiquitos no necesitan hidratación “extra” de estas bebidas. El consumo de agua es suficiente para mantenerlo bien hidratados. El calcio, electrolitos y vitaminas deben ser obtenidos únicamente de su alimentación y no de estas bebidas. 

Como mamás primerizas hay un mundo de cosas que no sabemos o cosas que creemos que sabemos pero en realidad llega un nutricionista y te jala las orejas (como a mi me las jalaron hoy) ¡Es humano equivocarse! pero bueno de eso se trata la vida, de aprender y yo ya aprendí ❤  #lojurodoctorcito #nomejale #pongaleceroprofesor