Nuestra experiencia con el agua 

El primer encuentro de un niño con el agua (piscina o mar) puede ser un exito como tambien ser un completo desastre. Más de una vez he visto a papás cargar a sus niños llorando aterrados mentiendolos mientras dicen “no pasa nada”. El problema es que en la mente del niño ¡si pasa algo! pasa que le da miedo y no respetar sus miedos puede significar que le agarre odio a la piscina o al mar. #másqueodioTERROR 

Nuestro primer encuentro con el agua fue el año pasado cuando Mia tenia 1 año y 1 mes. El primer día que fuimos a la playa Mia vio el mar, se acercó y cuando el agua vino a ella corrió en contra. No habia manera de que Mia toque siquiera el agua. ¿Qué hicimos nosotros? respetamos su miedo y la dejamos jugar libremente sin obligarla a entrar al agua. Lo mismo pasaba con la piscina ella veia a otros niños, se acercaba metia los pies pero inmediatamente preferia salir del agua. Poco a poco Mia fue experimentando con el agua a su manera. Nosotros nunca la presionamos para que se meta, ni la cargamos, ni la sentamos en flotadores contra su voluntad. Todo se dió naturalmente y pasado el primer mes de verano teniamos una bebé aquatica que moria por saltar a cualquier piscina o correr a bañarse en el mar. 

Este año nada a cambiado. Todo fue con respeto pero a diferencia del año pasado Mia amó el agua desde el primer día. ¿Qué aprendí de nuestra experiencia con el agua? Que es un proceso y hay que ir de a pocos. No todos los niños son iguales y hay que respetar sus miedos. Otra cosa que aprendí es que hay que dejarlos experimentar y ser libres (obviamente siempre y cuando no corran peligro) pero por ejemplo, si tu hijo esta con flotadores en una piscina pequeña, se cae y accidentalmente se zambulle, no corras asustada pues podrias asustarlo aún más. Si vas despacio y el nota que nada malo a sucedido no tendrá miedo y posiblemente como en el caso de la #babyMia aprenda a zambullirse solo y le encante hacerlo. 

Tips: 

-Si no saben nadar es indispensable que usen algún tipo de flotador. 

-Respeta sus miedos, si no quiere entrar no lo obligues. 

-Si vez que si le gusta acompáñalo. Uno siempre se siente más seguro al lado de papá o mamá. 

-Una vez que logres entrar con tu hijo al agua enseñale a flotar y patalear. 

-Si tu hijo casualmente traga un poco de agua no te asustes. Si el te ve asustada probablemente el se asuste más, ayudalo con calma y salgan del agua si es necesario. 

-¡Nunca dejes sin supervisión a tu pequeño! 

Espero que les sea de ayuda y que disfruten del verano en la piscina o en el mar con sus chiquis. Recuerden que todo es un proceso, que todos los niños son diferentes y que lo peor que podemos hacer es obligar. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s